Por Joan Roig Font

“Negacionistas: Personalidades o instituciones que a pesar de haber evidencias y datos científicos que confirman un determinado fenómeno o teoría, niegan su existencia o validez”
En los últimos años, el debate sobre el cambio climático está servido. Es innegable que algo está pasando en nuestro planeta. La gran pregunta es, ¿quién es el culpable? En general la comunidad científica no tiene ningún tipo de duda. Ni en la conferencia de Naciones Unidas sobre cambio climático de París del 2015 ni en gran parte de la comunidad científica hay lugar para el negacionismo, según el Panel intergubernamental de expertos sobre cambio climático (IPCC) “Es extremadamente probable (más del 95%) que la influencia humana sea la causa predominante del calentamiento observado desde medios del siglo XX”. Teniendo en cuenta estos datos, ¿por qué todavía hay gente que cuestiona el cambio climático o si el ser humano es el culpable?

El negacionismo climático ha intentado presentarse como un escepticismo propio del espíritu crítico y la independencia de criterio propia del mundo científico. Durante muchos años, los negacionistas consiguieron camuflar sus posicionamientos con la falsa apariencia de contribuciones legítimas al debate científico. No obstante, desde los años 90, numerosas evidencias han concluido que el movimiento Negacionista es un movimiento extremadamente politizado y mediatizado. Es un movimiento fuertemente impulsado por motivaciones económicas y políticas de las vertientes más conservadoras y de las industrias de combustibles fósiles.

Para empezar, hace falta una breve explicación del concepto a tratar. Por lo tanto, ¿qué es el negacionismo antropogénico? El negacionismo del cambio climático antropogénico es una corriente ideológica que se opone a la tesis que el calentamiento global es causado por culpa de las actividades industriales humanas. Esta corriente no se muestra contraria a aceptar la existencia del cambio climático, pero no aceptan el origen antrópico. Los partidarios de esta ideología postulan que las causas de este calentamiento global son espontáneas y naturales, como por ejemplo, cambios cíclicos del sol, de la tierra, o por la influencia de rayos cósmicos. Dicen que el cambio climático es un hecho que ha ocurrido muchas veces a lo largo de la historia y antes de la época industrial.

La mayoría de negacionismo climático que hay, ya no parte de la base que el calentamiento global no existe (a pesar de que personas como Donald Trump, todavía actúan como los irreducibles galos del neoliberalismo). El negacionismo climático se basa en la aceptación de las evidencias de que el planeta se calienta, pero insisten en que esto no es culpa del ser humano. Esta corriente de pensamiento se atribuye a intereses económicos y generalmente se señala a las grandes multinacionales que explotan combustibles fósiles, así como a las industrias que requieren gran consumo de energía. Los científicos más escépticos lo que cuestionan son las consecuencias más catastróficas asociadas a este calentamiento global. No quieren que se los confunda con negacionistas, los cuales están amparados por el ala más ultraconservadora del Partido republicano de EE. UU. y a grupos similares en Australia y Europa

Los think tanks son organizaciones de reciente creación, la mayoría de ellas (aquí a Europa) tienen menos de una década de vida. La mayoría fueron fundadas entre 2003 y 2009. Los movimientos negacionistas ya se registran en 1994, no obstante, si nos centramos en la relevancia de sus publicaciones, no encontramos hasta el 2007, consiguiendo unos máximos de publicación entre 2014 y 2018. Estos textos han llegado a un 22,23% de textos que niegan categóricamente el cambio climático (en base a los estudiados por el proyecto THINKClima). Aun así, el recurso más utilizado por los lobbys negacionistas no es la negación categórica del cambio climático. La principal herramienta que se extrae del proyecto THINKClima es que un 63,93% de los textos estudiados se basan en una crítica feroz y sin cimientos de las ideas e investigaciones científicas. Con un fuerte componente de desprestigio de activistas e instituciones que actúan a favor de las políticas climáticas.
Este mismo estudio también nos muestra que un 37,30% de los think tanks defienden que sí que hay cambio climático, pero que no es por causas antropogénicas o relativizan la gravedad. Por último, un 29,24% pone en entredicho el IPCC.

Fig 1. Proporción de enfoques negacionistas en textos de cambio climático en los 8 think tanks analizados. Almiron et. al 2020,

Según el estudio realizado por **THINKClima, las ocho organizaciones identificadas en el mismo (think tanks), comparten un ideario que está muy alineado con la ideología neoliberal y conservadora. Como hemos comentado anteriormente, los argumentos que estas organizaciones utilizan en sus publicaciones están alineados ideológicamente con estos movimientos en un 39,25% de los textos analizados. Algunos de los argumentos más marcados son la defensa del crecimiento económico por encima de todo, la autorregulación de los mercados o el hecho de que los gobiernos no tienen que intervenir en los acuerdos comerciales ni limitarlos.

En cuanto a los think tanks americanos, son organizaciones mucho más grandes que no las organizaciones europeas, mucho más modestas, tanto por recursos como por actitud. Sin embargo, no es motivo para restarles importancia, puesto que en nivel de beligerancia tanto las europeas como las de estados unidos son extremadamente agresivas. Estas corrientes negacionistas están muy vinculados a estas ideologías puesto que los populismos de derechas ven el calentamiento global como una amenaza a los intereses nacionales y que puede ser un elemento perturbador de los negocios de las grandes empresas.

Existen estudios que hacen una asociación entre neoliberalismo y negacionismo del cambio climático como un ataque a ciertas masculinidades industriales. Cuando hablamos de masculinidades industriales nos referimos a masculinidades fuertemente vinculadas a la racionalidad tecnológica, al libre mercado y al no intervencionismo gubernamental. Por lo tanto, las tesis climáticas y la necesidad de actuar entrarían en contradicción con estas ideas y harían que estas masculinidades sonaran como errores y por tanto las haría vulnerables y les quitaría fuerza. En base a la bibliografía consultada y a los diferentes argumentos que he ido encontrando, creo que podríamos considerar que el neoliberalismo y el negacionismo no son fenómenos necesariamente diferentes. Uno es consecuencia del otro. El neoliberalismo se ve en peligro por las tesis climáticas porque comportan que las ideas de libre mercado no están funcionando a nivel climático y que por lo tanto los estados tienen que intervenir los mercados y la industria para regular contaminantes. Esto los hace creer que perderían competitividad. Por eso desde hace décadas, los lobbys neoliberales han ido acumulando argumentos negacionistas para retrasar el máximo posible las acciones que son necesarias para solucionar la crisis climática.

Bibliografia

• Muy interesante, Negacionistas del cambio climatico.

https://www.muyinteresante.es/naturaleza/articulo/negacionistas-del-cambio-climatico-451455795464

• El país 18/9/2019

https://elpais.com/elpais/2019/09/18/eps/1568820907_023534.html

• The conversation, El negacionisme del cambio climatico en europa es equiparable al de estados unidos

https://theconversation.com/el-negacionismo-del-cambio-climatico-en-europa-es-equiparable-al-de-estados-unidos-146592

• El idependiente. ¿Quien niega el cambio climatico?

https://www.elindependiente.com/futuro/medio-ambiente/2019/12/01/quien-niega-el-cambio-climatico/

• El diario. Negacionismo

https://www.eldiario.es/sociedad/neonegacionismo_1_1207345.html

• National Geographic. 8 argumentos negacionistas

https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/8-argumentos-ante-negacionistas-cambio-climatico_14979

• Plataforma Zeo. Teorias Negacionistas que desmienten el cambio climatico

https://plataformazeo.com/es/teorias-negacionistas-desmienten-cambio-climatico/

• Ethic. Negacionismo y calentamiento global, un problema orwelliano

https://ethic.es/2020/02/negacionismo-calentamiento-global-un-problema-orwelliano/

• La mar de onuba revista digital. Negacionismo, el gran enemiga del cambio climatico.

http://revista.lamardeonuba.es/negacionismo-el-gran-enemigo-del-cambio-climatico/

• Climàtica, publicació digital Think tanks negacionistes.: https://www.climatica.lamarea.com/think-tanks-negacionistas-europa/

• THINKClima Project: Climate change, denialism and advocacy communication. Discourse and strategies of think tanks in Europe. Researcher (PI): Núria Almiron Host Institution: Universitat Pompeu Fabra

Beder, Sharon, 2001. Neoliberal think tanks and free market environmentalism. Environmental Politics, 10 (2), 128–133.

Dunlap R.E. & Jacques, P.J. (2013). Climate Change Denial Books and Conservative Think Tanks: Exploring the Connection. American Behavioral Scientist, 57(6) 699–731

Dunlap, R.E. (2013). Climate Change Skepticism and Denial: An Introduction. American Behavioral Scientist, 57(6): 691-698.

O’Neill, S. J., & Boykoff, M. (2010). Climate denier, skeptic or contrarian? Proceedings of the National Academy of Sciences, 107, E151.

• Beforetheflood. Top 10 climate deniers

https://www.beforetheflood.com/explore/the-deniers/top-10-climate-deniers/

1 comentario en “Negacionismo climático. ¿Libertad de pensamiento o juego sucio económico?”

  1. Pingback: La importancia de los océanos - amarproject.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.